[RESEÑAS] Las nuevas y grandiosas “Patoaventuras”

Por Luis Castillo (@teenagelawuea1)

El ya pasado 12 de agosto se estrenó para EE.UU el reboot de “Patoaventuras” (Ducktales), cuyo primer capítulo de larga duración fue colgado en el canal de YouTube de la cadena Disney XD del país del norte. El episodio no está disponible en Chile, pero existen varios medio para poder saltar esa barrera de manera medianamente simple e incluso se puede encontrar el episodio subtitulado en algunos sitios. Tenía muchas expectativas con este reboot, porque los patos son personajes que, como a muchos, me acompañaron gran parte de mi infancia. ¿La buena noticia? No me decepcionó.

El capítulo empieza mostrando la dinámica familiar que hay en el bote donde viven los trillizos y el tío Donald, pero esta vez los chiquillos son mostrados como entes individuales y tienen más cambios respecto a sus antecesores. Cada uno tiene su propia personalidad, siendo este es uno de los mayores aciertos del reinicio pues, si antes los hermanos hablaban y se movían igual, ahora piensan y sienten distinto. Huey (Hugo) es el intrépido, el cabro chico desordenado que no puede estar quieto; Dewey (Paco) es el responsable, el chico con el plan; y Louie (Luis) es el flojo, un niño que prefiere ir a su ritmo pero que tiene algo de ambicioso y que incluso en un momento se le señala como el “el trillizo malvado” por su interés por el dinero. Los tres hermanos cambiaron, pero los personajes que dan un vuelco en el reboot son otros.

Avanzada la historia, los niños son llevados a la mansión de Scrooge McDuck (Rico McPato), quien se muestra distante de su familiares, y sigue siendo bastante similar al personaje de los 90s. Además de conocer a su tío, los chicos se encuentran con los dos personajes femeninos de la serie, que esta vez son tomados en serio por los guionistas. La ama de llaves recibe a los muchachos en la mansión, pero la señora Beakley está lejos de ser como la recordábamos, ahora es un personaje con mucha más presencia. Pasa de ser la típica mayordomo cliché, a mostrarse más cercana al Alfred que interpreta Jeremy Irons, cuestionando las decisiones de Scrooge quien desea volver a salir después de un bullado retiro. También le recuerda a menudo cuál es su lugar en la casa y que no debe tratarla como a una secretaria. Las interacciones de ambos personajes se dan de manera horizontal, y se les reconoce como los personajes más viejos, por lo tanto, los más sabios de la familia.

Pero hay otra chica en el grupo que no se queda atrás y es a mi parecer el mejor personaje de toda la serie, estoy hablando de Webby Vanderquack (Rosita). Ella pasó de ser mi personaje más odiado de la serie original, a ser mi favorito del reboot. Rosita es mostrada como una chiquilla solitaria, intrépida y con gusto por la aventura y el peligro, pero también es una desadaptada. La niña rosada de la serie original es reemplazada por este personaje que tiene muchas más capas en el reinicio, es una chica que pasa sus días en la mansión investigando el árbol familiar de Scrooge (a quien admira como aventurero), y entrenandose con Beakley para poder enfrentarse a cualquier peligro. Digamos que ahora rosita sabe karate ¡Karate! Además, es simpatica y tiene sentido del humor, en síntesis es una total BADASS. Si hay algo que sabe hacer este primer episodio es reafirmar la posición de los personajes femeninos en la serie y de su relevancia, ahora Beakley es igual a McPato y Rosita participa de igual a igual con los trillizos. Incluso, se le muestra así a lo largo de toda la campaña de avances y esta reafirmación es justificada y necesaria para los tiempos que vivimos y hace que la serie sepa posicionarse como un producto nuevo y fresco.

Ahora, ¿hay mucho para el nuevo público y han remoldeado a los personajes con los que creciste? Si, pero tranquilo, después de todo estamos hablando de Disney, y en Disney lo clásico siempre será respetado. El ratón nunca da puntada sin hilo. Si bien los personajes jóvenes y los femeninos están retocados para que los niños y niñas puedan sentirse identificados, la serie es muy inteligente en respetar el legado de los personajes más clásicos para que exista esta conexión entre lo viejo y lo nuevo. Tio Rico sigue siendo Tio Rico, un viejo huraño con demasiado cariño a su fortuna, pero esta vez se le da más peso al aventurero que fue y sigue siendo, sin dejar de lado al viejo tacaño. Donald sigue siendo el pato torpe y rabioso que siempre ha sido, y el cambio más significativo que hay en él es que se le muestra como un ente sobreprotector de los niños, un poco obsesionado con la seguridad lo que hace que sus sobrinos lo miren en menos. Por último, Launchpad McQuack sigue siendo el mal piloto que siempre ha sido, medio pavo, que a veces no sabe lo que pasa a su alrededor. Sin embargo, es un excelente relevo cómico.

Podría hablar más de la serie y de cómo se adapta, de como ahora Donald tiene un Smartphone, pero es mejor si lo ven por ustedes mismos. Otro de los puntos destacables de la serie son los actores de voz, los trillizos tienen personalidad propia gracias a Ben Schwartz, Danny Pudi y Bobby Moynihan y Tanto David Tennant como la genial Kate Micucci (<3) dan justo en el clavo como Scrooge y Webby, como también Toks Olagundoye y Beck Bennet como la señorita Beakley y Launchpad. Lo que más espero, sinceramente, es que respeten el carácter de las voces en el doblaje al español.

El reboot de “Patoaventuras” no tiene ningún desperdicio, incluso deja en claro en el final del capítulo que a pesar de ser una serie episódica, tendrá una continuidad y que se ahondará más en el pasado de Scrooge. Sin dudas es ideal para ver en familia, con un hijo o un hermano chico, porque te puedes divertir con sus chistes, emocionarte cuando salta a la aventura e incluso disfrutar de los continuos guiños que hay al material original. En resumen, está de p*ta madre!

1 Comentario

Deja tu opinión

Tu dirección de email no será revelada.


*